ORACIÓN A DON DIEGO DUENDE PARA CONSEGUIR Y DOMINAR UN AMOR MUY DIFÍCIL

 
 
Tzitzimite es otro de los nombres de Don Diego Duende, un personaje legendario que muchos afirman haber visto. Se trata de un enano con un sobrero enorme (por lo que también le llaman Sombrerón) y que siempre se acompaña de una guitarra, con la que enamora a las muchachas. Se dice de él, que es un poderoso intercesor en las cuestiones del amor.
 
Si deseas enamorar a una persona, conquistarla o incluso hacer volver a tu pareja si se ha distanciado de ti, llámale con su oración y hazle saber tu deseo. Para reforzar tu petición puedes prenderle una vela de color rojo, ponerle una copita de aguardiente y ofrecerle algún tabaco, que tu no debes fumar, solo dejarlo prendido en un cenicero hasta que se consuma. El mejor día para hacerle tu petición son los martes.
 
ORACIÓN
 
Amigo sabio y poderoso,
príncipe de príncipes,
rey de reyes,
amparador de los hombres,
líbrame, líbrame de las malas ocasiones
que persiguen mis enemigos.



Bienvenidas sean las cosas
en tu nombre y poder,
ojos tengan y no me miren
manos tengan y no me toquen,
pies tengan y no me alcancen,
armas tengan y no den fuego,
cobardes difamadores

¡Aquí estoy!

 Y voy con el duende,
que el valor se les desmaye
y los cabellos se les ericen,
que todos sean llenos de terror y miedo,
que bienvenidas sean a mi las cosas,
como yo las deseo.

Señor de la naturaleza
don Diego duende,
ya es tiempo que venzas a mis enemigos.
Don Diego duende
que con tu gran poder sea posible,
lo que yo deseo
(nombre de la persona)
que ha de ser mío (a)
el hombre ( la mujer) que amo
que se llama:
 (nombre de la persona amada)

 Toda vez que yo lleve tu oración
en la que creo,
así te lo pido.

Se dice que Don Diego habita en las cuevas de los barrancos y que entre sus travesuras está la de molestar a los campesinos cuando le viene en gana, bien sea tirando piedras a los tejados de las casas o como hacen todos los duendes, escondiendo las cosas que mas le gustan... pero lo que sin duda más gusta a Don Diego es enamorar a las chicas, en lo que es un verdadero experto con gran poder de seducción.
 

Quizás por eso muchos lo relacionan con el romanticismo. Incluso, refieren que Diego Duende es el intercesor del amor, tal como lo creen los brujos de Samayac, Suchitepéquez.

Hay quienes también solicitan su ayuda para pedirle tesoros, dinero, fortuna... se le dice:
 
“¡Oh! Encantador Diego,
rey de los tesoros,
proporcióname dinero
y a la joven a quien yo quiero.
 
Si esto que te pido me lo concedes,
yo seré toda la vida tu sincero devoto”.

¿Por qué le llaman Diego?
 
Según el libro Fieles difuntos, santos y ánimas benditas en Guatemala, una evocación ancestral, escrito por el historiador folclorista Celso Lara Figueroa, la razón deriva de las estampillas que se venden “furtivamente” en los atrios de ciertas iglesias, y llevan la imagen del Tzitzimite, un hombre pequeñito, bien vestido y con un gran sombrero de ala ancha.
 
“Algunos piensan que es Juan Diego, el indígena mexicano que se encontró con la Virgen de Guadalupe en el Tepeyac”, se lee en el documento. “Por eso se le llama Diego al Tzitzimite; al Duende le gusta oír su nombre”, prosigue.

Un consejo más: la muchacha que se sienta acosada por este personaje, le debe entregar un pedazo de tela negra y un jabón, prometiéndole hacerle caso si logra ponerlo blanco.

Diego Duende, feliz, irá a un río a lavarlo con la esperanza de blanquearlo; como le será imposible, estará ahí eternamente. “El amor todo lo puede”, pensará.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

En esta sección de comentarios puedes dejar tus peticiones, mensajes, frases y poemas de amor.